jueves, 31 de octubre de 2013

Resumen de octubre


Recomendaciones del mes de octubre Son los libros que destacan entre todas las lecturas del mes:

-  El confidente - Hélène Grémillon, una lectura que atrapa, intriga y emociona.
- El don de Ana - Cecilia Samartin, si te gustan las historias que dejan los sentimientos a flor de piel
- Sólo los inocentes - Rachel Abbott si te gustan los thrillers oscuros, este es el tuyo.
- El último refugio - Tracy Chevalier, preciosa novela para disfrutar con ella.

Mis lecturas del mes de octubre han sido:
 
Memento mori
Las raíces del olivo
Maldita
Las abejas reina
No me llames princesa
Solo los inocentes
La maestra republicana
El don de Ana
Valeria en el espejo
El último refugio
Sinfonía de silencio
El libro de los remedios del corazón

Todas las reseñas de octubre:

Próximas reseñas: Un avance de las reseñas que publicaré durante el mes de octubre son: Valeria en el espejo, La maestra republicana y El libro de los remedios del corazón

Títulos pendientes: Los libros que este mes he marcado como lectura segura son Primavera helada y La tierra de nuestros padres.

En cuanto a retos: 


Reto Sumando 2013: Realizado
Reto generación Kindle: Realizado
Reto 100 libros: Realizado
Reto en femenino: Realizado 

Reto Orgullo y prejuicio: Realizado
Reto Seamos realistas: Realizado


Aunque no me ha costado ningún trabajo conseguir los retos, el mayor que me propongo para el año que viene es no apuntarme a ninguno. Me fastidia bastante contabilizarlos y en el fondo creo que no me aportan demasiado.

miércoles, 30 de octubre de 2013

El confidente - Hélène Grémillon



Título: El confidente
Autor: Hélène Grémillon
Publicación: Grijalbo, marzo de 2012
Páginas: 272

Una mujer recibe unas cartas misteriosas que revelan una historia de amores imposibles ocurrida cuarenta años atrás, y que podría tener que ver con su propia historia.

La primera carta parecía un error.                     

Pero a partir de entonces, todas las semanas, Camille recibe una de esas misteriosas cartas. Se trata de unas misivas anónimas que poco a poco le revelan una apasionante historia de amores imposibles ocurrida cuarenta años atrás, durante la ocupación alemana de Francia, la historia de dos mujeres que lucharon por el amor de un mismo hombre y por la misma hija. Pero ¿por qué este enigmático confidente ha decidido revelar ahora esta historia?

Mi experiencia con la novela

El confidente es la primera novela de la francesa Hélène Grémillon, una obra que alcanzó un éxito rotundo en Francia acompañado de varios premios y que, aunque menos conocida en España, ha logrado cosechar un buen número de críticas muy positivas. 

La historia nos sitúa en París en el año 1975. Camille es una editora que a sus treinta y seis años espera su primer hijo pero se encuentra muy angustiada por la reciente muerte de su madre que ha perdido la vida en un accidente de tráfico. Cada día revisa su correspondencia donde entre las abundantes condolencias encuentra una serie de cartas que sin remitente, sin encabezado, fecha ni firma se repiten de forma puntual cada martes. En ellas un tal Louis cuenta su propia historia de amor con una chica llamada Annie en los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial, una relación que se rompe de forma definitiva cuando una tercera mujer se interpone entre ambos.

La primera intuición de Camille es que todo ha sido un error y no es quien ella debería tener las misivas en sus manos, quizás la destinataria se llame como ella y el remitente se ha confundido de persona. Aunque también es posible que alguien haya diseñado este ardid para captar su atención y hacerle llegar una novela que ella como editora podría publicar.

Si bien comienza a leer las cartas por mera curiosidad pronto se sentirá absorbida por el relato y será incapaz de olvidar la idea de que, de alguna manera, la historia que se va completando cada martes a través de las mismas tiene alguna conexión con ella. Empeñada en comprender la verdad comienza a indagar, para intentar encontrar a ese tal Louis y desvelar quienes son realmente sus protagonistas.

El confidente es una obra curiosa, audaz que consigue atrapar al lector desde sus primeras páginas disfrazando con una prosa sencilla y fluida, un argumento complejo, cuidado y con una dosis de intriga que impide que nos alejemos mucho de la novela. Además por su extensión prácticamente se lee del tirón.

Puede parecer que la protagonista de la novela sea Camille aunque este personaje además de desempeñar su papel también resulta un vehículo para que el lector llegue a la historia que protagonizan Annie y Elisabeth, dos mujeres cuya relación comienza con una sincera amistad pero que terminan luchando por el amor de un mismo hombre y una misma  hija en un escenario francés ocupado por los alemanes.

La historia tiene dos tiempos narrativos. Uno es la actualidad de la novela, correspondiente al año 1975, donde vive Camille y el pasado, donde se despliega casi todo el grueso de la historia, protagonizado por Annie, los señores M. y Louis, que se desarrolla entre la década de 1930 a 1940 . Un aspecto interesante en la novela es que está narrada siempre en primera persona pero a través de las distintas voces de sus personajes, lo que hace que tengamos la visión particular de cada uno de ellos en la historia. Las verdades y mentiras quedan diluidas por la subjetividad con la cual cada uno nos cuenta los mismos hechos con distintas percepciones y matices. Pero no se trata solamente de una misma historia narrada desde puntos de vista distintos porque la autora de forma magistral va solapando los hechos de sus personajes siguiendo un mismo hilo pero sin repetir acontecimientos en la narración y aportando novedades con cada personaje.

Si en principio es Louis el que comienza contando su infancia con Annie en un pequeño pueblo de la campiña francesa y como se enamoró de ella, poco después una pareja se instala en el pueblo y la mujer comienza a tener una relación de amistad con Annie que no sólo la separará de Louis sino que cambiará su vida por completo. Junto a ellos deberá enfrentarse a una encrucijada moral y desprenderse de aquello que más quiere en el mundo. Ocurren una serie de hechos que darán lugar a una espiral de desesperación en sus personajes que se dirigen de forma inevitable a la fatalidad. Y para contar todo esto Louis cederá la voz en primer lugar a Annie que desde su punto de vista y con sus propias apreciaciones personales nos cuenta su experiencia para que luego en segundo lugar sea Elisabeth, la señora M., quien exponga lo vivido por ambas.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la gran profundidad y complejidad psicológica que alcanzan sus personajes, todos están construidos con increíble credibilidad, con multitud de matices y con cierta dualidad en su actos. Ambas mujeres, Annie y Elisabeth, provocaban sentimientos encontrados en el lector, de forma que a través de sus distintos relatos conocemos como se vieron arrastradas por las circunstancias, los momentos en que sufrieron pero también su parte de culpa, provocando al mismo tiempo en el lector el rechazo pero también lástima. Y no es que cada uno de los relatos de las mujeres cambien la historia pero si nuestra percepción de ellas, al comprender sus motivaciones, sus sentimientos y sobre todo, ofreciéndonos explicaciones a sus actos, que pueden ser crueles pero que tienen un origen que comprenderemos a la perfección. Además la autora consigue crear en torno a sus personajes de forma gradual y a través de un complicado juego psicológico una atmosfera opresiva de tal forma que hay momentos durísimos en la historia.

Annie es una joven algo huraña pero también generosa cuya principal afición es la pintura. Un personaje que evoluciona muchísimo a lo largo de la historia y que de forma precoz tendrá que abandonar la infancia para darse de bruces con la realidad. En cambio Elisabeth, la señora M., tiene algunos años más que ella y siente un gran vacío en su vida porque a pesar de todos sus intentos no es capaz de concebir hijos. Obsesionada con la maternidad y conservar a su esposo será capaz de maquinar de forma fría y calculadora un plan descabellado.

Como trasfondo histórico encontramos en la novela los comienzos de la II Guerra Mundial y la ocupación alemana en París que jugarán un papel fundamental en la novela y permitirán ciertas licencias a sus personajes. No vamos a encontrar en esta novela muchos datos alrededor del conflicto histórico sino que más  bien es relegado a un segundo plano mostrándonos algunas pinceladas de como se vivió la época por sus habitantes.


La autora nos narra la novela con un estilo sencillo, ameno y cercano al lector, centrándose en los sentimientos de los personajes y aunque consigue una buena ambientación prescinde de los detalles concretos en cuanto a escenarios u otros elementos que pueden distraer de la historia principal. Esto imprime agilidad a la lectura y junto a un ritmo generoso que no decae en ningún momento y una tensión creciente la novela es altamente adictiva. La narración está salpicada de detalles exquisitos, frases muy sugerentes y dotadas de mucha sensibilidad e ideas ingeniosas.

La estructura de la novela no tiene una división en capítulos propiamente dicha. Se desarrolla de forma continua a través de fragmentos narrativos en los que aprovecha para cambiar el narrador de la historia y la época en que se desarrolla. A pesar de ello no existe ninguna complicación para seguirla.
Dos temas muy presentes en la novela son la maternidad y el amor obsesivo. ¿Qué está dispuesto uno a sacrificar para conservar el amor ? ¿Qué ocurre cuando lo hemos dado todo pero no ha sido suficiente?

“No son los demás quienes nos infligen las peores decepciones, sino el choque entre la realidad y los arrebatos de nuestra imaginación”

“El amor es una principio misterioso, el desamor, lo es aún más; se puede llegar a saber por qué se ama, pero nunca realmente porque se deja de amar.”

¿Cuál es el precio máximo que se puede pagar para ser madre? ¿Dónde se deben poner los límites? El confidente es un excelente retrato de la naturaleza humana, de las obsesiones y los deseos frustrados.

Conclusión

En mi opinión El confidente es un buena novela de personajes que reúne intriga, obsesiones, pasiones, secretos. Una historia que nos enseña que la verdad nunca es absoluta y que la mentira puede cambiar la percepción ajena. Una trama inteligente con un desarrollo sorprendente que inquieta e intriga y un final que nos deja tan sorprendidos como emocionados.

martes, 29 de octubre de 2013

No me llames princesa - Connie Jet



Título: No me llames princesa
Autora: Connie Jet
Publicación: Digital, octubre de 2013
Páginas: 93 (aproximación según lector)

Katia es una mujer moderna e independiente, diseñadora de ropa infantil y una apasionada de los tacones. Su vida es perfecta hasta que tiene la mala suerte de enamorarse del hombre equivocado, su jefe, quien le hace perder la cabeza y también el trabajo.

Con la autoestima por los suelos decide tomarse un año sabático, reinventándose en una mujer dispuesta a todo, y aunque sus decisiones no serán del todo acertadas, el destino le brindará una nueva oportunidad... ¿Volverá a confiar en el amor?

Mi experiencia con la novela

A un mismo lector no siempre le apetecen las mismas lecturas por mucho que le entusiasmen ciertos géneros. En ocasiones está bien tener en casa títulos que nos entretengan sin más, que nos hagan relajar la mente y nos hagan pasar un buen rato con una lectura amena por la que pasar sin complicaciones y sin ningún esfuerzo.

En este sentido No me llames princesa es una novela corta, amena y entretenida cuyas páginas van pasando sin que te des cuenta. No hay mucha profundidad en la historia, sus personajes tampoco presentan ninguna complicación psicológica y el argumento es sencillo y lineal.

Connie Jet es el nombre de su autora, una periodista argentina que  ha comenzado a hacer sus primeros trabajos literarios dentro del género Chick lit. No me llames princesa es su segunda publicación.

Aunque me gusta el Chick-lit y comprendo cuáles son sus características creo que no está todo dicho en el género y hay novelas que pueden sorprenderte todavía. En No me llames princesa encontramos todos los estereotipos del género (protagonista femenina cercana a la treintena, preocupaciones románticas, punto de vista humorístico…) sin haber ningún aspecto que la distinga de otras. Creo que el saber que nos vamos a encontrar ayuda a disfrutarla en mayor o menor medida.

La protagonista de la historia es Katia, una mujer moderna y actual que está a punto de cumplir los treinta años. Trabaja como diseñadora de ropa infantil para una reconocida marca francesa y le chiflan los zapatos de  tacón.

Desde hace tres años tiene un medio novio, como dice ella, llamado Mat. Un hombre que se ve obligada a compartir con otra mujer ya que Mat tiene una novia a la que él mismo dice no querer. Para colmo ambos también son compañeros de trabajo. Mat es el director de marketing de la empresa y su novia es la hija del jefe, una mujer rica y con mucho estilo.

Cansada de la situación y de darle ultimátum de forma continua parece que por fin todo va a cambiar. Mat y ella han decidido abandonar la empresa para la que trabajan, olvidarse de todo y darse una oportunidad como una pareja real.

Pero cuando Katia se encuentra fuera de la empresa tras dimitir en su puesto de trabajo, Mat no responde como habían acordado y se encuentra sola, sin empleo y sin saber qué rumbo tomar en su vida. Así que decide liarse la manta a la cabeza y lanzarse a vivir nuevas experiencias que le hagan disfrutar cada momento.

Dado que la extensión de la novela es muy breve (no llega a las cien páginas en el lector) la autora no tiene la oportunidad de profundizar tanto en los personajes como en la historia en sí y este considero que es una de sus principales limitaciones. El argumento es muy sencillo y lineal y se sustenta en la idea de cómo evoluciona Katia ante los reveses que sufre, sobre todo en el plano sentimental.  Dicha evolución no está marcada por un cambio profundo en su forma de ser o concebir el mundo sino más bien en una aptitud ante la vida. Ella es una mujer actual e independiente que decide vivir de un modo distinto al que lo ha hecho hasta el momento atreviéndose a realizar y experimentar algunas cosas que antes ni se le habían ocurrido.  La trama se centra en un momento determinado de la vida de la protagonista de forma que al final la novela transcurre mientras se van sucediendo una serie de situaciones que pretenden ser más o menos divertidas o alocadas siempre tratadas, dentro de lo que cabe, desde un punto de vista realista.

Un aspecto que considero menos positivo es que los primeros capítulos suceden de forma algo brusca. En ellos hay cortes demasiado pronunciados en el tiempo dejando vacíos que se podrían haber aprovechado para acercarnos más a su protagonista la cual a pesar de que nos va narrando en primera persona y conocemos algunos de sus sentimientos no llegamos a comprenderla del todo.

Cuestionándome si la novela me ha gustado o no me inclino a pensar que me ha entretenido, que he pasado un buen momento pero que tampoco me ha dejado algún residuo y sé que dentro de unos meses tendré una imagen bastante difusa de ella. De los personajes me llevo muy poco, no he llegado a conocer realmente a ninguno de ellos. Katia podría haber dado más juego ya que aún siendo un personaje fresco y simpático no llegamos a hacernos completamente con él en parte porque no he podido comprender muy bien las razones que tiene para actuar del modo en que lo hace.

La novela escrita en primera persona por Katia, su protagonista, está narrada con un lenguaje sencillo, ameno y coloquial basado en el humor y con ciertos toques de ironía. Esto junto a una estructura en capítulos cortos  (que son un total de veintisiete) y la amplia presencia de diálogos hacen que su lectura sea cuestión de un par de horas a lo sumo dependiendo de la velocidad del lector.

Conclusión

No me llames princesa me ha pareció un libro fresco, entretenido pero al cual no le puede sacar mucho jugo. Proporciona un rato de entretenimiento sin más aspiraciones orientado a aquellos lectores asiduos del género chik lit.