jueves, 29 de junio de 2017

El jugador de ajedrez - Julio Castedo



Título: El jugador de ajedrez
Autor: Julio Castedo
Publicación: Booket, marzo de 2017
Páginas:

España, 1934. Diego Padilla, campeón de ajedrez, conoce a la periodista francesa Marianne Latour. La guerra civil está a punto de estallar, y en ese contexto de agitación el amor encuentra a los dos jóvenes. Juntos tendrán una hija y vivirán en Madrid hasta que la violencia y la miseria los em­pujen al exilio a una Francia ocupada. Allí, la par­tida tomará otro rumbo: Diego se enfrentará a la acusación de espionaje por parte de los nazis y a un brutal encarcelamiento.

El jugador de ajedrez cuenta en primera persona la historia de Diego Padilla, traicionado, arranca­do de su familia, cuya supervivencia en la reclu­sión se aferra a la esperanza, a la fuerza del amor y a la afición de un coronel nazi por el ajedrez

Mis impresiones

Hace unos meses llegó a las salas de nuestros cines El jugador de ajedrez, una película dirigida por Luis Oliveros y que tiene su origen en una novela escrita por Julio Castedo hace ya algunos años. Aún no he visto la película y antes, como siempre hago, he preferido leer la novela. Ya  conocía al autor por las novelas Redención y El fotógrafo de cadáveres que me gustaron mucho.

“Hay que reconocer primero el pasado de los hombres para ser capaz de enajenarlo. Hay que haberse sumergido sin prejuicios en las simas del pensamiento de los hombres para ser capaz de no desaprovechar el esfuerzo de dar forma y palabra a sus vivencias más recónditas. Hay que haber visto y odios con los sentidos despiertos y con la mente despierta cómo se consuma la trampa de la intolerancia para ser capaz de gritarle al viento o contra el viento que pudiste ver y escuchar y aprender a callar hasta que los nefastos dais de la expiación se cumplieron”

El jugador de ajedrez es una obra escrita en forma de misiva en la que un padre, Diego Padilla, quiere explicarle a la pequeña Margaux, su hija que ahora solo tiene siete años, su pasado y sobre todo que, comprenda algún día, porque desapareció de su vida.

Todo comienza en Madrid en 1934 cuando Diego Padilla gana el campeonato de España de ajedrez. Es el mismo día en que conoce a una periodista francesa llamada Marianne Latour, que ha pedido traslado a nuestro país después de sufrir un desengaño amoroso. La pareja se enamora casi de forma inmediata, se casan y tienen una hija. Su vida es tranquila y placida pero cuando estalla la Guerra Civil comenzarán los problemas entre la pareja. Diego, casi por casualidad, pertenece al bando ganador y se dedica a darles clase a los militares del régimen mientras que a ella una colaboración con la UGT le ha cerrado todas las puertas laborales. Cada vez más deprimida, agobiada y ante una situación de máxima inestabilidad en el país quiere marcharse a París.

A Diego le cuesta aceptar la petición de su mujer pero finalmente accede y es el momento en que su vida comienza a destruirse. La ocupación nazi ha tomado Paris y Diego será detenido y encerrado sin ni siquiera conocer los motivos.

El jugador de ajedrez es una novela que me ha gustado mucho y que me ha atrapado con el relato de un hombre que sin justificación fue castigado y encarcelado. Poco a poco vamos a ir conociendo los pormenores de su vida y de una situación política que no iba con él. Diego no pertenecía a ningún grupo político ni tenía ninguna ideología. Solo era un hombre que quería vivir en paz con su familia. Se intenta adaptar como puede a las situaciones nuevas que se van presentando. En este caso la que supone un cambio de régimen político a una dictadura donde no hay libertad, ni siquiera de pensamiento, y el ciudadano está fuertemente vigilado.

A pesar de que la novela se ambienta durante la Guerra Civil Española y posteriormente durante la II Guerra Mundial, estos dos conflictos apenas tienen protagonismo en la historia por lo que no vamos a encontrar otra novela más sobre esta temática. Pero si vamos a ver la inestabilidad que existía en España y Francia en la época. Sobre todo para aquellos no afiliados a ningún partido. Al final es una novela que nos habla de la represión, de la intolerancia, de que en estos conflictos a veces pagan quienes menos culpa tienen. El jugador de ajedrez es la historia de cómo le arrebatan la vida a un hombre. Como se queda sin nada y como se siente traicionado incluso por su propia familia. Así se dará de bruces con la cruda realidad.

Diego es un personaje que me ha gustado y que he sentido muy humano. Me ha parecido un hombre noble, coherente, inteligente, sencillo y sensato pero también débil de carácter que es víctima de las circunstancias. Un hombre que gracias a su talento para jugar al ajedrez sale de su puesto como jefe de almacén y puede vivir de su pasión. Quizás sea un poco conformista y conservador y quizás por eso llegue a chocar en diversos momentos con Marianne, su mujer, que si tiene una ideología más contundente que él y que la defiende con ahínco. Y este es un personaje al que veremos la cara y la cruz.

Como he dicho antes la novela está narrada en primera persona por su protagonista que le escribe una larga carta a su hija. Esta estructura da lugar a que el personaje pueda volcar en el texto sus emociones, sentimientos y los momentos en los que reflexiona sobre muchísimas cuestiones que atañen al ser humano. Diego sabe que ha perdido  su familia y que no podrá estar cerca de su hija pero quiere que conozca el porqué. Quizás el lenguaje no es el más apropiado para una niña de siete años pero sabe que algún día ella comprenderá esas palabras que le salen del corazón.

Y es que Julio Castedo utiliza una forma de narrar muy cuidada y depurada. No utiliza palabras rimbombantes ni crea un prosa densa pero se nota un estilo pulcro y elegante a la hora de narrar. Pero también es una novela que te hace sentir a gusto y que se lee prácticamente del tirón porque el autor consigue implicarte en la vida del personaje y que desees saber que le ha ocurrido. Además consigue mantener un ritmo constante durante toda la novela que no decae ni te hace perder interés en ni una sola página.

Y si el ajedrez es un juego que no os atrae mucho tampoco hay que preocuparse porque en la novela se toca de forma muy puntual y al hilo de la historia. Marcará la vida de su protagonista pero al autor no se pierde en hablarnos del juego ni sus pormenores.

Conclusión

Creo que está claro por todo lo que he comentado anteriormente que me ha gustado mucho leer El jugador de ajedrez. Una novela dura y emotiva narrada de forma extraordinaria.



miércoles, 28 de junio de 2017

El lenguaje oculto de las piedras - Chiara Parenti



Título: El lenguaje oculto de las piedras
Autora: Chiara Parenti
Publicación: Ediciones B, junio de 2016
Páginas: 438

«Sigue las piedras, solo ellas regalan la felicidad.»

Luna es una niña cuando su abuelo, un “cazador de gemas”, le dice estas palabras. El ágata infunde valor, la aguamarina brinda alegría y el jade infunde paz y sabiduría, le dice, y la niña está segura de que rigen su destino. Pero ahora Luna tiene veintinueve años y ha dejado de creer que las piedras puedan ayudar a las personas. Ya no consigue oír su voz: para ella solo son guijarros de colores que vende en la tienda de la familia, mientras el abuelo va por el mundo buscando gemas.

El corazón de Luna aún está marcado por la desilusión. Se había fiado de Leonardo, de aquel chico de dieciséis años que le hablaba de sentimientos. Leonardo, que una noche, muchos años atrás, la abandonó sin una explicación. Hoy, Leonardo ha regresado inesperadamente a su vida, dispuesto a darle todas las respuestas que nunca le ha dado, y que ella ya no quiere escuchar...

El lenguaje oculto de las piedras es una novela emocionante acerca de las elecciones que la vida nos pone delante, y sobre el valor de desafiarlas para perseguir nuestros auténticos deseos.

Mis impresiones

El lenguaje oculto de las piedras es la primera novela de la periodista y publicista Chiara Parenti. De esta novela me llamó mucho la atención su portada y esa alusión que se hace en la sinopsis a las piedras.

“Nunca he terminado de comprender cómo la lluvia en Milán consigue caer al mismo tiempo en vertical y en horizontal, desafiando las leyes físicas.
Con vergonzante retraso entro en la tienda, empapada como si acabara de salir de la ducha y hubiese olvidado secarme.”

Luna es una joven de veintinueve años que trabaja en la tienda de su abuelo, Pietro, que siempre ha sido un “cazador de gemas”. En ella venden gemas y piedras y Pietro ha intentado transmitirle a su nieta desde siempre que estas tienen poderes mágicos para ayudar a las personas. Así cada una que entra en el establecimiento es tratada de forma personal y con cariño además de que se selecciona la piedra más apropiada para sus necesidades.

Pero hace algunos años que Luna dejó de creer en todas estas cosas que le contaba su abuelo desde niña. Desde que con solo dieciséis años su primer amor le rompió el corazón. Un día desapareció sin más y sin darle explicaciones de un hecho que había ocurrido.

Por una casualidad del destino Leo y Luna volverán a encontrarse. Pero ya no son los mismos. Ambos han crecido  y madurado, mantienen relaciones con otras personas y sus vidas ya no tienen nada que ver. Luna ya no quiere respuestas. Solo quiere que la dejen en paz.

Con esta premisa comienza una novela de lectura sencilla y agradable de esas que te transmiten tranquilidad y que están cargadas de emociones. Me parece una novela muy apropiada para las fechas veraniegas. La historia nos habla de una decepción amorosa, que viene precedida con una gran incógnita. También nos habla del perdón, del daño que pueden ocasionar las mentiras, de la necesidad de elegir y de la generosidad con los demás.

En El lenguaje oculto de las piedras las gemas actúan como el hilo conductor pero tengo que decir que si bien tienen su protagonismo en la historia la autora no aburre con descripciones pesadas ni largas sobre ellas. Aportan unas pinceladas como elemento exótico y curioso que a mí me ha gustado. Dentro de la historia están perfectamente imbricadas en el hilo argumental pero también hay al comienzo de cada capítulo una breve descripción de cincuenta y siete gemas (tantas como capítulos) como por ejemplo el Zircón, el Jade, la Rodonita, la Turmalina, el Diamante, etc. Si os interesa el tema le podéis sacar partido.

La primera mitad de historia se desarrolla con capítulos alternos en pasado y presente lo que nos permitirá conocer a sus personajes con diferentes edades. En el pasado conocemos a Luna, una niña solitaria que no tiene amigos pero prefiere estar cerca de su abuelo, escuchar sus historias y estudiar esas piedras a las que Pietro ha dedicado su vida viajando por diferentes partes del mundo. También sabremos como nace esa amistad con Leo, un niño que acaba de mudarse al barrio y no conoce a nadie. Los demás niños se burlan de él por la dura historia de su familia. Veremos cómo los dos conectan desde el primer momento y como poco a poco van cambiando y convirtiéndose en adolescentes. A partir de ese momento Luna seguirá sin tener mucha vida social y Leo se convierte en todo un éxito entre las chicas.

También conocemos a una Luna adulta, comprometida con Giulio en una relación tranquila, marcada por el respeto y cariño pero en la que no hay demasiada pasión.  Y a un leo que aparece de nuevo para remover los cimientos de su vida. Y a Pietro que aún tiene que enseñarle muchas cosas a su nieta. Pero ¿Conseguirá que Luna vuelva a creer en el Corazón de Jade, la piedra que siempre guardó para ella? Son personajes sencillos y amables que te conquistan por estas cualidades.

La autora crea una atmosfera mágica en la novela. No en el sentido de que haya fantasía pero consigue envolverte con las emociones de sus personajes y el detalle de las piedras. De hecho es una novela bastante realista. ¿Quién no se ha decepcionado alguna vez con una relación amorosa fracasada? ¿Quién no ha intentado alguna vez ayudar a sus seres queridos? Obviamente en la novela pasan más cosas de las que yo he contado pero no se pueden desvelar. Por ejemplo un viaje a Tailandia en el que Luna descubrirá una parte de la vida de su abuelo desconocida para ella.

Conclusión

El lenguaje oculto de las piedras es una novela fresca, de lectura agradable que me parece una buena opción de cara a las vaciones.








martes, 27 de junio de 2017

Latidos - Franck Thilliez



Título: Latidos
Autor: Franck Thilliez
Publicación: Planeta, junio de 2017
Páginas: 621

Camille Thibault es una joven policía que sufre de horribles pesadillas desde que recibió un trasplante de corazón años atrás. En ellas aparece siempre la misma joven pidiéndole ayuda de forma desesperada. Cuando su nuevo corazón empieza a dar signos de rechazo, Camille tendrá una única obsesión: encontrar a su donante y descubrir su pasado.

Mientras, el investigador de la policía de París Franck Sharko deberá hacer frente al caso más difícil de su carrera: la muerte de doce jóvenes y la conexión con una mujer que reaparece, ciega, tras pasar mucho tiempo bajo tierra. Pero algo extraño sucede: a cada pista sobre la investigación que Sharko persigue, una mujer policía se le adelanta…

Mis impresiones

Luto de miel, El ángel rojo, El síndrome E, Gataca y Atomka son las cuatro novelas que preceden a esta serie de thrillers. Aunque cada una de ellas presenta un caso criminal diferente mi recomendación es que la leáis en orden. La principal razón es que están protagonizadas por la misma pareja de investigadores de quienes vamos a conocer sus vidas y su pasado. Y esto me parece fundamental para entenderlos. Además ya sabemos que en septiembre se publicará la siguiente entrega, cuyo título es Pandemia.

La novela comienza con dos tramas que se van alternando aunque irán difuminándose a lo largo de la misma. Por un lado conocemos a Camille Thibault, brigada de la policía, a quien tiempo atrás habían realizado un trasplante de corazón. Ahora Camille está obsesionada con encontrar al donante. Las pesadillas en que aparece una joven de ojos oscuros que suplica ayuda con una mirada cargada de terror la persiguen cada noche. Camille piensa que el nuevo corazón que tiene le está transmitiendo los recuerdos de su anterior propietario y ya que no puede acceder a los datos por vía legal empieza una investigación personal y al margen de la ley para averiguar de quien es el órgano que lleva en su interior.

Por otro lado Franck Sharko comienza la investigación de uno de los casos más oscuros que se ha encontrado en su carrera. Mientras Lucie Hennebelle está de baja, y parece que ambos han podido superar muchas de las cosas que les han sucedido en el pasado encontrando cierta tranquilidad en sus vidas, este nuevo caso renovará sus peores temores. La aparición de una joven encerrada bajo tierra le causa abominación.

A poco que se haya leído de Thilliez ya sabe una lo que va a encontrar. Tramas oscuras y complejas, unos personajes a los que vemos su lado humano y un ritmo frenético que nos arrastra a devorar sus novelas. Porque una vez que empiezas cualquiera de ellas ya no puedes parar. Y esto es precisamente lo que he encontrado de nuevo en Latidos. Es una novela que vuelve a sumergirnos en un mundo donde la maldad humana no tiene límites. De los argumentos de sus novelas poco se puede hablar pero si asegurar que son completamente absorbentes, intensas e incluso un poco macabras. Incluyendo algunas escenas que te hacen sobrecogerte.

Sharko y Hennebelle, criminalistas en la sección 36 del Quai des Orfévres, son personajes con los que ya estoy bastante familiarizada y con quien me gusta reencontrarme casa vez. En sus novelas precedentes los he visto sufrir, obsesionarse y luchar con una fuerza brutal. Y ahora parece que han logrado reconducir sus vidas, sin llegar a olvidar, y encontrar algo de paz. No os detallo más cosas para no estropearos la lectura de esta o las anteriores. En Latidos prácticamente no se habla de lo que sucedió a estos personajes pero merece la pena saberlo porque todo eso importa mucho. Lo que más me gusta de estos personajes es que los vemos tanto en su faceta profesional como en la personal. Sentimos que tienen emociones, que se plantean lo que ocurre a su alrededor y que son reales.

A estos se suma Camille Thibault, una policía trastornada por su corazón. Un corazón que parece estar revelándose dentro de su cuerpo y que aún parece conectado a su anterior propietario. Camille es una mujer muy fuerte, que también ha sufrido mucho y quizás por ello ahora tiene las cosas muy claras. Alrededor de estos el elenco de secundarios, que también están muy bien dibujados, irá mostrándonos relaciones de amistad, lealtad y amor en diferentes planos afectivos.

Una de las mejores cosas que tiene Thilliez es que en sus novelas no hay preámbulos. Comienza fuerte desde el principio captando la atención del lector de forma inmediata e intrigándole desde las primeras páginas. En sus novelas no se presta especial atención a los detalles, va a lo esencial, y aun así no son difíciles de imaginar sus escenarios y personajes.

El estilo narrativo es crudo, sencillo, directo y muy fluido en el cual durante toda la novela el ritmo es bastante alto. Por lo que es una de esas novelas que apenas duran entres las manos. Su estructura es compleja porque mezcla muchos hilos argumentales que van entretejiendo y de los cuales vemos multitud de ramificaciones. La trama es muy oscura, y como ya hizo en las veces anteriores, se apoya en la maldad humana y en la falta de escrúpulos de ciertas personas. No se puede hablar de esos temas alrededor de los cuales gira Latidos y sin embargo si puedo decir que hay víctimas, verdugos, dinero, muerte e intereses de diversa índoles que mueven sus criminales.

El grueso de la novela se desarrolla en lugares cercanos a París, donde viven su protagonista, aunque también hay algunas partes que nos harán viajar a Valencia en donde Thilliez utilizada uno de los escándalos que relativamente recién descubiertos, pero perpetrados durante muchos años, lograron conmocionar y movilizar a la sociedad española.

En cuanto a su desenlace Thilliez ata bien y de forma coherente todas las subtramas que ha ido manejando en la novela, de forma que el lector encontrará las respuestas a todos sus interrogantes. Sin embargo en las últimas páginas vuelve a tirar el gancho para dejarnos con ganas de leer la siguiente entrega.

Conclusión

Latidos es una novela de ritmo vibrante, con una trama compleja y oscura y protagonizada por unos personajes a los que el autor logra dar muchísima vida que te arrastra a una lectura absorbente y muy entretenida. Por supuesto quedo a la espera de que el siguiente volumen vea la luz.