lunes, 23 de octubre de 2017

El jardín de Sonoko - David Crespo



Título: El jardín de Sonoko
Autor: David Crespo
Publicación: Suma, septiembre de 2017
Páginas: 273

Una historia de amor poco convencional. Una fábula moderna ambientada en un Japón mágico que nos enseña que hay seres abocados a estar juntos pase lo que pase.

Kaoru, un vendedor de zapatos de Kioto, se sirve de la maniática regularidad con que rige su vida como escudo protector frente al mundo, pero sobre todo frente a sus propios recuerdos, los que le llevaron a pasar cinco años aislado en una habitación.

Y todo funciona según lo previsto hasta que su compañera de trabajo, Sonoko, inesperadamente le invita a salir. A la mañana siguiente, y por primera vez en tres años, Kaoru, olvidará tomar dos de sus cinco tazas de té, levísimo primer síntoma de un imparable efecto mariposa que le obligará a desenroscarse de forma traumática para ir en busca de su destino, ese invisible hilo rojo que como reza la leyenda, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias.

Mis impresiones

Existe una leyenda oriental que cuenta que las personas que están destinadas a conocerse están unidas por un hilo rojo invisible desde su nacimiento. No importa lo que estas personas hagan ni lo mucho que se alejen la una de la otra porque este hilo nunca se romperá. La leyenda tiene su origen en la historia de un emperador que ordenó a una bruja –que tenía la capacidad de ver el hilo- que buscara el extremo donde se encontraba el suyo. Pero al emperador no le gustó lo que vio al final del hilo y obró en consecuencia. Años más tarde se daría cuenta de lo que hizo. No voy a entrar en más detalles porque sobre esta idea ha construido David Crespo su primera novela que además nos cuenta la leyenda al completo en su interior.

“Una vez pasada la entrevista, las únicas condiciones que me pusieron hace tres años para entrar definitivamente en la empresa fueron dos: tenía que ser muy puntual y no podría trabajar si no utilizaba camisa blanca, corbata y pantalón oscuro. Ninguna supondría un problema.”

Karou Nakamura es un joven que trabaja en la sección de zapatería de unos grandes almacenes. A sus veintiocho años es metódico, rutinario y bastante cuadriculado. Se sirve de esa rutina para mantener su vida y su alma en paz ya que durante cinco años fue hikikomori. Esto es un trastorno psicológico que hace que las personas que lo sufran se recluyan y se aíslen del mundo. Pero ¿Qué puede haber vivido este joven para que llegar a desconectar del mundo de forma voluntaria?

La vida de Karou funciona como un reloj, se levanta siempre a la misma hora, toma sus cinco tazas de té y por supuesto siempre llega al trabajo a las nueve exactas. Sin embargo, uno de esos días Sonoko, una compañera de trabajo, le invita a ir a un karaoke. Una oferta que él rechaza –rompería sus esquemas asistir a una fiesta- pero que al día siguiente comprobará que ha tenido efecto en su cotidianidad. Por primera vez olvida tomar sus cinco tazas de té, llega antes al trabajo, se produce un grave accidente de tráfico delante de sus narices y cuando llega al trabajo Sonoko ha desaparecido. Una cadena de acontecimientos que perturban su paz interior.

De esta forma Karou emprende una búsqueda de la muchacha que le hará volver atrás en su vida y remover acontecimientos que tenía apartados y creía controlados.

A través de este argumento vemos como Karou, el protagonista, va saliendo de esa zona de confort que le mantiene seguro y tranquilo y se adentra realmente en lo que es la vida. Las relaciones con los demás, las preocupaciones por las personas de su entorno y buscará el amor. Un sentimiento que hasta ese momento había permanecido inerte en su interior. Porque hasta entonces había vivido al margen de todo inmerso en una burbuja que había creado el mismo.

Y El jardín de Sonoko es una historia de amor pero no una historia romántica al uso. No tiene el típico desarrollo que yo esperaba. Es una novela original pero quizás también algo extraña. Su trama se va haciendo más interesante conforme avanza, vemos que su desarrollo se va complicando y que las cosas no son lo que en principio parecían. Algo que me ha gustado. Y todo gira en torno al hilo rojo – con ese toque místico que nos puede aportar la cultura japonesa- ese que os comentaba al principio que al final representa nuestro destino al cual estamos ligados. También es una especie de fábula que nos dice que hay que vivir la vida, abrirse a los demás y arriesgarse.

Karou, el protagonista de la novela, es un personaje especial. Es excéntrico, excesivamente metódico y para las personas como yo, que somos pura anarquía, puede resultar un poco estresante al principio. Aunque poco a poco iremos comprendiendo sus razones y vemos cómo va evolucionando. Sonoko también es un personaje cargado de misterio y con muchas emociones. Representa todo lo contrario al Karou. Si él es mente, ella es puro corazón. Una joven enferma que desaparece de la noche a la mañana. Comprender el misterio que guarda este personaje será uno de los puntos fuertes de la novela. Claro que hay más personajes en la novela que serán vitales para su desarrollo.

La agilidad, la sencillez y la fluidez con el que el autor narra la historia hacen que su lectura sea muy fresca y liviana además de que está narrada con unas formas cuidadas. Es Karou en primera persona quien nos la va a relatar por tanto solo conoceremos la historia desde su perspectiva y descubriendo cosas a medida que lo hace él. La música juega un papel importante en la vida de los personajes y las referencias a ella son constantes.

Quizás lo que me ha costado asimilar son las excesivas casualidades que nos vamos a encontrar dentro de la historia y alguna que otra situación demasiado rocambolesca en mi opinión que aunque tienen su porque no me han terminado de encajar. O al menos no se han adaptado a lo que yo tenía en mente. Si os decía antes que es una novela que va de menos a más el final es quizás lo que más me he gustado del libro y me ha dejado un buen sabor de boca.

La novela se ambienta en Japón pero a mí quizás me ha faltado algo para que me transportara a ese lugar.  Los escenarios están ahí y bien descritos y sin embargo no he terminado de ver esa idiosincrasia oriental. Suelo encontrar diferencias entre los autores japoneses y los que siendo de otros lugares escriben sobre Japón.

Conclusión

El jardín de Sonoko es una lectura agradable y fluida en la que su autor toma como base la idea del destino y lo que este nos tiene reservado. Una novela de formas cuidadas y unos personajes bien definidos.

viernes, 20 de octubre de 2017

Paula Crusoe 1. Náufraga - Mathilde Domecq



Título: Paula Crusoe 1. Náufraga
Autora: Mathilde Domecq
Publicación: Dibbuks, octubre de 2015
Páginas: 87
Edad: +7 años

¡Únete a Paula y descubre cómo es vivir en una isla desierta... sin tecnología! Una original revisión del mítico Robinson Crusoe ambientado en la era actual. La joven Paula se embarca en un crucero junto con su padre y sus hermanos. Unas vacaciones de ensueño que dejan de serlo cuando el barco se hunde y acaban perdidos en una isla casi desierta. Lo primero es reunir a toda la familia otra vez, después hay que buscar comida, agua y, claro está, construir un refugio contra las bestias salvajes de esta "isla paradisiaca". Aunque, por desgracia para su hijo adolescente, no podrá colgar las fotos en la web... ¿Qué les depara la estancia forzada en la isla? ¿Serán capaces de volver a su hogar algún día?

Mis impresiones

Robinson Crusoe es una de esas novelas que trascienden en el tiempo y que se convierten en clásicos. Es difícil no conocerlo o al menos haberlo oído nombrar, aunque sea de pasada. Ahora tenemos una versión femenina, actualizada a nuestros tiempos y dirigida a niños de aproximadamente seis o siete años. Náufraga es la primera de las tres entregas de una misma serie que Mathilde Domecq ha publicado hasta la fecha.

Esta primera novela arranca cuando Paula llega a una isla desierta. El barco en el que viajaba con su padre y sus dos hermanos ha naufragado. Y sus maravillosas vacaciones se han convertido en una peligrosa aventura. Paula comenzará a buscar a su familia, pero también hay otras cuestiones que deben resolverse. La comida, el agua, un techo donde refugiarse y protegerse de los peligros de la selva son solo algunas de los peligros a los que tendrán que tendrán que enfrentarse.

Tal y como el original, esta es una historia de aventuras y supervivencia en la que parte de una familia tendrá que sobrevivir en la selva, un paraje desconocido, prescindiendo de todas las comodidades y la tecnología. Porque en esa isla los teléfonos no funcionan. Algo a lo que estamos tan acostumbrados que nos resulta difícil prescindir de ello. Lo mismo que le ocurre a algún personaje de esta historia.

Náufraga está contado en forma de cómic con las viñetas tradicionales del género en las que vamos viendo la progresión de la historia. No hay texto y las palabras solo representan los diálogos entre sus personajes. No sabía cómo iba a reaccionar mi hija a este tipo de formato ya que es la primera vez que lee algo así y la verdad es que le ha encantado. A ella le gustan mucho las cosas visuales y es el punto fuerte de esta historia.

Los personajes que van a aparecer en la misma son Paula, una niña muy valiente y resolutiva, su padre, su hermano adolescente, con lo que esta etapa implica, y algún personaje más que también ha llegado desafortunadamente a la isla. Juntos intentarán salir de allí y regresar a casa. Aunque en determinados momentos también se percibirán tensiones entre ellos que acabarán en conflictos y disputas. Mientras, la madre de Paula se encuentra sumida en la culpa por no haber viajado con ellos. Pero no está dispuesta a perder a su familia para siempre.

Una pequeña historia que resalta los valores de la familia, la amistad, la cooperación y el ingenio. Además, está narrada con sentido del humor y de forma muy divertida.

Uno de los puntos fuertes de este libro, como ya os he dicho, son sus ilustraciones muy coloridas y muy expresivas que muestran la acción que transcurre en la novela. En el cómic hay que suplir la narración con imágenes y estas son muy potentes y reflejan a la perfección los escenarios y las situaciones que viven sus personajes. 

Puedes comprar el libro en Boolino.

jueves, 19 de octubre de 2017

El gigante de Glotolandia - Ellie Woollard



Título: El gigante de Glotolandia
Texto: Elli Woollard
Ilsutracion: Benji Davies
Publicación: Picarona, septiembre de 2017
Páginas: 32
Edad: +3 años

«¡Fee, Fi, Fo, Fum!», gruñó el gigante.

¡Cuidado, niños, el gigante de Glotolandia es un tipo muy gruñón y tragón que va en busca de un buen aperitivo! Y el bocado que más le atrae es un muchachito llamado Jack. Pero este niño y sus amigos no ven en él a un gigante horrible, sino a un mago enorme que les ayuda a recuperar balones perdidos y a rescatar gatos de los árboles. Es muy posible que ese gigante glotón sea más blando de lo que parece…

Unas rimas increíbles y un final inesperado y tierno, una versión de un clásico infantil, la obra de la extraordinaria escritora y poeta Elli Woollard y del galardonado ilustrador Benji Davies.
El gigante de Glotolandia incluye, además, un importante mensaje dirigido a todo el mundo: ¡no comáis niños, comed pasteles!

Mis impresiones

De Elli Woollard, la autora, ya habíamos leído en casa El dragón y el caballero apetitoso, un libro que en casa nos gustó mucho y que daba una vuelta de tuerca a las clásicas historias de caballeros medievales y dragones. Hoy os presento su último trabajo que ha publicado el sello Picarona durante el pasado mes de septiembre.

En esta vuelve a inspirarse en un clásico -Jack y las habichuelas mágicas- para construir una novela con otro tono diferente de modo que nos ofrece una versión renovada de la original.

El gigante de Glotolandia era una viejo gruñón y cascarrabias que estaba todo el día quejándose. Si tenía hambre suspiraba desesperadamente por comerse a algún niño, ya que eran muy sabrosos mientras decía «¡Fee, Fi, Fo, Fum!».

Como el hambre agudiza los sentidos comenzó a pensar en el cuento de Jack y las habichuelas mágicas que su hermano le había relatado tiempo atrás. Así que se decidió a ir a buscar a ese niño llamado Jack que seguro que resultaría un bocado muy apetitoso. Se puso en marcha y atravesó bosques, pantanos y campos hasta llegar a los jardines donde los niños jugaban. Pero cuando llegó allí a los niños no les infundía nada de terror ¿Qué hará el gigante ahora? ¿Se los comerá?

Aquí tenemos una historia cargada de sentido del humor, fresca y divertida que Elli Woollard nos la narra a golpe de rima y con un lenguaje desenfado y actual en el que abundan las muletillas y expresiones hechas. La historia comienza con un gigante que podría atemorizar a cualquiera, pero poco a poco veremos la transformación del personaje.

na transformación que tiene varios mensajes que ofrecer. Y es que las apariencias no lo son todo y no hay que dejarse llevar por ellas. Como hacen los niños de esta historia que no temen al gigante por muy grande y gruñón que sea. Y por otro lado la historia nos indica que las buenas acciones tienen recompensa. No es que haya que hacer buenas obras buscando algo a cambio sino que la idea es que los demás nos devuelven lo bueno que damos de nosotros mismos. Es algo inherente al ser humano.

Las ilustraciones se caracterizan por ser muy alegres, con colores llamativos y muy vistosos. Los personajes son muy expresivos y las situaciones llegan a ser muy divertidas.