viernes, 8 de septiembre de 2017

La campana de cristal - Sylvia Plath



Título: La campana de cristal
Autora: Sylvia Plath
Publicación: Edhasa, 2008
Páginas: 383

Esther es una joven universitaria que recibe un premio consistente en vivir unos meses en New York y conocer los entresijos del mundo editorial (publicaciones de cuentos o libros, revistas de moda...). En esos meses vive una vida regalada, con lujos y atenciones. Pero de entre esas primeras páginas surge Esther con su apabullante y tenaz vida interior. Su vida es una sucesión de tensiones morales, sociales, de imposiciones escritas y no escritas; de tabúes sexuales; de costumbres rurales en un mundo cambiante; de sueños incumplidos; de necesidades vitales apartadas; de anhelos desesperados; de miedo, de mucho miedo por la vida. Cuando acaba su estancia en New York y vuelve a su pueblo caerá sobre ella todo el peso de la realidad cierta o no.

Mis impresiones

La campana de cristal fue la única novela escrita, y publicada en 1963, por la poetisa Sylvia Plath que se suicidó pocos días después de que la obra viera la luz. Era bonita e inteligente pero estaba enferma. Parte de lo que le ocurría lo podemos comprender gracias a esta novela que parece ser semiautográfica. Puede que esta sea la razón por la que inicialmente fuera publicada con el seudónimo de Victoria Lucas. Para mí una obra en la que ya se de antemano parte de una realidad me hace afrontarla de otra manera. La novela llevaba ya muchos años en casa y tenía miedo a enfrentarme a ella. Tanto por su contenido como por la forma en que estaría narrada.

La campana de cristal nos cuenta la historia de una joven llamada Esther Greenwood que ha obtenido una beca que la lleva a vivir unos meses en Nueva York. Allí comparte un hotel femenino con otras doce jóvenes, trabaja escribiendo para una revista femenina y vive una vida colmada de lujos a los que nunca imaginó que podría aspirar en el pequeño pueblo donde siempre ha vivido en las afueras de Boston. Ella se deja llevar por todo lo que este nuevo mundo le va enseñando. Sin embargo, Esther no es capaz de encontrar un camino. Sabe dónde está y porque pero no sabe qué hacer después. Cuando regresa a su hogar su estado mental empeora cayendo en una depresión severa.

“Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.”
(Página 126)

Es una novela cruda y dura en la que con el relato de Esther en primera persona vamos adentrándonos en el mundo de una joven que se está convirtiendo en adulta y que busca su lugar en el mundo. Mientras su protagonista intenta encontrarse a sí misma se va abriendo como una flor dejando constancia de esos sentimientos a veces perdidos, a veces contradictorios, sus mentiras para enmascarar la realidad y la decadencia el personaje hasta su caída hasta lo más hondo. Pero ¿Logrará superar ese monstruo llamado depresión?

Lo que más me ha gustado es ver la psicología, magníficamente dibujada, de su personaje protagonista. Se nota que la propia Sylvia Plath ha volcado mucho de su ser en  el personaje. Poco a poco Eshter va cayendo en una depresión y ves reflejado cada pensamiento que pasa por su mente sintiéndote parte de ese mundo confuso y que se va destruyendo poco a poco. Quizás para algunos la depresión sea algo ajeno o desconocido y para otros desgraciadamente resulte familiar, bien sea a través de uno mismo o de alguna persona cercana. Y Sylvia Plath te lo muestra de forma bastante cruda, sin concesiones pero también sin literatura ni fantasía.

Pero también vemos sus intentos de salir a flote, de vivir la vida y anclarse a la realidad. Aunque la verdad es que en muchas ocasiones llega al límite. A ese punto peligroso para la propia vida. Pero ¿Cuál es la razón por la que Esther realmente ha caído en el abismo? Ees ambiciosa, quiere brillar, ser una gran escritora pero se siente incapaz de escribir. ¿Es ese el origen o es la consecuencia? Porque la muchacha que en su pueblo era inteligente y sobresaliente resulta que en Nueva York no destaca en nada.

A través del relato de Esther también podemos ver pinceladas de la sociedad americana de los años cincuenta tocando muchos temas de naturaleza social y moral. En uno de ellos explora la sexualidad femenina. Vemos como existe esa doble moral que diferencia a hombres y mujeres. Ellos son libres y se les otorgan concesiones en cuestiones sexuales. Ellas deben guardar su virginidad como un tesoro para ofrecérsela a un marido que es la mejor opción que la vida les puede ofrecer. Un hombre que las alimenta y las haga sentirse seguras en casa. Pero ¿Qué ocurriría si una mujer decidiese ser independiente? Buddy Wilard es el hombre con quien todo el mundo espera que se case Esther pero ella descubrirá en él cosas que le desazonan, que le hacen querer descartar esa posibilidad. Así intentará experimentar con otros hombres que se van cruzando en su camino.

La depresión es una enfermedad intangible que no se puede ver desde fuera pero que desde dentro resulta devastadora. Una enfermedad que se ha intentado combatir con medios tan agresivos como la lobotomía, aunque eso ya pertenece a una época anterior a Esther. Sin embargo si sufriremos su terrible tratamiento con electroshock, uno de los pocos métodos que por entonces y a falta de compuestos químicos creían efectivos.

Al comienzo de la novela me sorprendió mucho la prosa de la autora. Esperaba un estilo difícil, recargado o rebuscado y lo que he encontrado ha sido una prosa detallista e intimista pero narrada con sencillez y mucha fluidez. Claro que no es una novela para darse el atracón ni leer con prisas. Sino que es una historia para leer con tranquilidad y dejarte llevar por las reflexiones por las que te lleva. Sylvia Plath utiliza bonitas e inteligentes metáforas (como el fragmento de la higuera que os he puesto antes).

La novela da comienzo mientras Esther está en Nueva York y luego regresaremos junto a ella a su verdadero hogar en Boston y con este también lo hace el tono de la historia y el personaje. Una novela que comienza narrándonos de una forma bastante aséptica la vida de una joven en Nueva York y termina llevándonos por sentimientos sombríos y una historia durísima.

Conclusión

La campana de cristal es una descorazonadora que te deja una sensación agridulce. La de una novela maravillosamente relatada que explora una enfermedad peligrosa y más común de lo que pensamos pero cuya lectura de se hace dura.

22 comentarios:

  1. Me encantó. La leí en versión original y me pareció una obra magnífica.

    ResponderEliminar
  2. No me llama mucho la atención y con todo lo que tengo pendiente, la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué reseña más preciosa! Yo también quiero leerla y temía que fuese complicada. Aclarada la duda, me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No me llama mucho la atención. El tema que toca esta novela es interesante, pero no me apetece leer algo así en estos momentos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La tengo en casa desde hace tiempo pero todavía no me he animado con ella. Espero hacerlo pronto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Soy super fan de Plath, como poetisa es fabulosa y tras leer esta novela no dejo de pensar que nos perdimos una gran escritora. La adoro.

    Una reseña preciosa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Por las estrellas que le das a esta novela, se nota que has disfrutado con su lectura. Edhasa es una editorial que tiene títulos apetecibles, como este que nos recomiendas. La leería, sin duda alguna. Besos.

    ResponderEliminar
  8. No me sonaba de nada esta novela, pero apuntada queda porque me gusta lo que cuentas. Besos

    ResponderEliminar
  9. Intenté leerla hace años después de ver la peli de la Paltrow. Igual no era el momento, la pintas tan bien que me han entrado ganas de intentarlo de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Ya estaba en mi lista de pendientes pero la tenía un pelín olvidada. Pero con tu reseña voy a subirle puestos, que me dejas con muchas ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Puede ser una estupenda lectura para el otoño. Yo aún no he leído nada de esta autora pero creo que todos sus libros son así, como tú señalas, para ir degustando con tranquilidad y saborearlos. Me gustaría descubrir esa prosa que comentas. Besos

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo en casa sin leer desde... mejor no pensarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues mira, a raíz de un libro que leí hace poco en el que se mencionaba a esta autora, pensé en buscar algo de ella, y ya se me había pasado, así que me lo anoto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Uy, Sylvia Plath ya son palabras mayores... es una autora que me llama y me da miedo a partes iguales. Tenía tantísima tristeza interior, tanto dolor, que sus escritos no podían contenerla, y la verdad es que hay que leerla con el estado de ánimo adecuado, porque si no se hace muy cuesta arriba.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  15. Creo que sería incapaz de leerla, demasiado cercana. Anda por mi estantería, pero no me veo capaz.
    Buena reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No me llama la atencion, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Yo la tengo en casa hace años, he intentado enfrentarme a ella en un par de ocasiones pero no tengo narices para hacerlo. Eso sí, me has despertado las ganas de volverlo a intentar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado lo que has contado Albanta...sobre todo porque te acerca a una enfermedad muy dura y que es complicada de entender para los que no la conocen. De esta autora ni siquiera he leído alguno de sus poemas pero esta novela se va directa a mis pendientes.

    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Una de mis escritoras pendientes, pero en estos momentos no me veo con ánimos de ponerme con ella. Besinos.

    ResponderEliminar
  20. Todavía no la he leído y espero no tardar mucho en hacerlo. Un besote!

    ResponderEliminar
  21. No me llama nada pero me alegra que e haya gustado tanto

    ResponderEliminar
  22. Me gusta la profundidad de la protagonista, y creo que es alguien con quien no me costaría empatizar. Aún así, es una novela muy intimista, demasiado lenta para mi gusto. No me convences, pero me ha gustado tu reseña ;)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!