jueves, 29 de junio de 2017

El jugador de ajedrez - Julio Castedo



Título: El jugador de ajedrez
Autor: Julio Castedo
Publicación: Booket, marzo de 2017
Páginas:

España, 1934. Diego Padilla, campeón de ajedrez, conoce a la periodista francesa Marianne Latour. La guerra civil está a punto de estallar, y en ese contexto de agitación el amor encuentra a los dos jóvenes. Juntos tendrán una hija y vivirán en Madrid hasta que la violencia y la miseria los em­pujen al exilio a una Francia ocupada. Allí, la par­tida tomará otro rumbo: Diego se enfrentará a la acusación de espionaje por parte de los nazis y a un brutal encarcelamiento.

El jugador de ajedrez cuenta en primera persona la historia de Diego Padilla, traicionado, arranca­do de su familia, cuya supervivencia en la reclu­sión se aferra a la esperanza, a la fuerza del amor y a la afición de un coronel nazi por el ajedrez

Mis impresiones

Hace unos meses llegó a las salas de nuestros cines El jugador de ajedrez, una película dirigida por Luis Oliveros y que tiene su origen en una novela escrita por Julio Castedo hace ya algunos años. Aún no he visto la película y antes, como siempre hago, he preferido leer la novela. Ya  conocía al autor por las novelas Redención y El fotógrafo de cadáveres que me gustaron mucho.

“Hay que reconocer primero el pasado de los hombres para ser capaz de enajenarlo. Hay que haberse sumergido sin prejuicios en las simas del pensamiento de los hombres para ser capaz de no desaprovechar el esfuerzo de dar forma y palabra a sus vivencias más recónditas. Hay que haber visto y odios con los sentidos despiertos y con la mente despierta cómo se consuma la trampa de la intolerancia para ser capaz de gritarle al viento o contra el viento que pudiste ver y escuchar y aprender a callar hasta que los nefastos dais de la expiación se cumplieron”

El jugador de ajedrez es una obra escrita en forma de misiva en la que un padre, Diego Padilla, quiere explicarle a la pequeña Margaux, su hija que ahora solo tiene siete años, su pasado y sobre todo que, comprenda algún día, porque desapareció de su vida.

Todo comienza en Madrid en 1934 cuando Diego Padilla gana el campeonato de España de ajedrez. Es el mismo día en que conoce a una periodista francesa llamada Marianne Latour, que ha pedido traslado a nuestro país después de sufrir un desengaño amoroso. La pareja se enamora casi de forma inmediata, se casan y tienen una hija. Su vida es tranquila y placida pero cuando estalla la Guerra Civil comenzarán los problemas entre la pareja. Diego, casi por casualidad, pertenece al bando ganador y se dedica a darles clase a los militares del régimen mientras que a ella una colaboración con la UGT le ha cerrado todas las puertas laborales. Cada vez más deprimida, agobiada y ante una situación de máxima inestabilidad en el país quiere marcharse a París.

A Diego le cuesta aceptar la petición de su mujer pero finalmente accede y es el momento en que su vida comienza a destruirse. La ocupación nazi ha tomado Paris y Diego será detenido y encerrado sin ni siquiera conocer los motivos.

El jugador de ajedrez es una novela que me ha gustado mucho y que me ha atrapado con el relato de un hombre que sin justificación fue castigado y encarcelado. Poco a poco vamos a ir conociendo los pormenores de su vida y de una situación política que no iba con él. Diego no pertenecía a ningún grupo político ni tenía ninguna ideología. Solo era un hombre que quería vivir en paz con su familia. Se intenta adaptar como puede a las situaciones nuevas que se van presentando. En este caso la que supone un cambio de régimen político a una dictadura donde no hay libertad, ni siquiera de pensamiento, y el ciudadano está fuertemente vigilado.

A pesar de que la novela se ambienta durante la Guerra Civil Española y posteriormente durante la II Guerra Mundial, estos dos conflictos apenas tienen protagonismo en la historia por lo que no vamos a encontrar otra novela más sobre esta temática. Pero si vamos a ver la inestabilidad que existía en España y Francia en la época. Sobre todo para aquellos no afiliados a ningún partido. Al final es una novela que nos habla de la represión, de la intolerancia, de que en estos conflictos a veces pagan quienes menos culpa tienen. El jugador de ajedrez es la historia de cómo le arrebatan la vida a un hombre. Como se queda sin nada y como se siente traicionado incluso por su propia familia. Así se dará de bruces con la cruda realidad.

Diego es un personaje que me ha gustado y que he sentido muy humano. Me ha parecido un hombre noble, coherente, inteligente, sencillo y sensato pero también débil de carácter que es víctima de las circunstancias. Un hombre que gracias a su talento para jugar al ajedrez sale de su puesto como jefe de almacén y puede vivir de su pasión. Quizás sea un poco conformista y conservador y quizás por eso llegue a chocar en diversos momentos con Marianne, su mujer, que si tiene una ideología más contundente que él y que la defiende con ahínco. Y este es un personaje al que veremos la cara y la cruz.

Como he dicho antes la novela está narrada en primera persona por su protagonista que le escribe una larga carta a su hija. Esta estructura da lugar a que el personaje pueda volcar en el texto sus emociones, sentimientos y los momentos en los que reflexiona sobre muchísimas cuestiones que atañen al ser humano. Diego sabe que ha perdido  su familia y que no podrá estar cerca de su hija pero quiere que conozca el porqué. Quizás el lenguaje no es el más apropiado para una niña de siete años pero sabe que algún día ella comprenderá esas palabras que le salen del corazón.

Y es que Julio Castedo utiliza una forma de narrar muy cuidada y depurada. No utiliza palabras rimbombantes ni crea un prosa densa pero se nota un estilo pulcro y elegante a la hora de narrar. Pero también es una novela que te hace sentir a gusto y que se lee prácticamente del tirón porque el autor consigue implicarte en la vida del personaje y que desees saber que le ha ocurrido. Además consigue mantener un ritmo constante durante toda la novela que no decae ni te hace perder interés en ni una sola página.

Y si el ajedrez es un juego que no os atrae mucho tampoco hay que preocuparse porque en la novela se toca de forma muy puntual y al hilo de la historia. Marcará la vida de su protagonista pero al autor no se pierde en hablarnos del juego ni sus pormenores.

Conclusión

Creo que está claro por todo lo que he comentado anteriormente que me ha gustado mucho leer El jugador de ajedrez. Una novela dura y emotiva narrada de forma extraordinaria.



22 comentarios:

  1. No me importaría nada leer El fotógrafo de cadáveres, sin embargo prefiero ver la adaptación cinematográfica de esta nueva novela de Julio. Besos

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de este autor y no me importaría empezar por aquí, yo también soy muy de leer primero la novela y luego ya ver la versión en pantalla grande.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me has convencido como ya lo hizo Laky ayer. Es un autor que quiero leer desde vuestras reseñas de Redención y aquí veo que también hay una buena historia. No me importaría leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ayer ya me tentó Laky pero no quiero añadir más pendientes a la lista de momento.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. En general coincidimos, a mí también me ha gustado mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No me atrae, la verdad, y mira que he leído muy buenas reseñas.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  7. No sabía que este libro tuviera una adaptación cinematográfica. Por lo que cuentas en la reseña parece una historia interesante, pero creo que en este caso me decantaré por la película.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada del autor, así que no me importaría leer esta novela, me gusta lo que estáis contando de ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Con la reseña de Laky de ayer ya me la anoté y ahora tengo laro que quiero leera si o si. A ver si hay suerte en el sorteo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  10. Ya me llamaba mucho la atención cuando vi el anuncio de la película y vaya, cuando vi que estaba el libro pues la boca se me hizo agua jaja. A ver si me hago pronto con él y lo disfruto como lo estáis haciendo todos. Saludos :D

    ResponderEliminar
  11. No es para mí. Este año ya he cumplido con el tema.

    ResponderEliminar
  12. Tu reseña invita a leer esta novela. Tomo buena nota de ella.

    ResponderEliminar
  13. La veo una novela muy disfrutona...que se centre en las misivas de un padre a su hija y ese carácter intimista me encanta. Y aunque no sean muy evidentes las dos guerras en las que se enmarca la historia, es una época muy atractiva también. Anotada la tengo ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Estoy viendo buenas reseñas de este libro. Terminará cayendo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Coincidimos en impresiones. A mí también me ha gustado mucho y me ha dejado con ganas de ver la adaptación cinematográfica

    ResponderEliminar
  16. Todas las reseñas que leo son buenas. Me lo apunto. Besinos.

    ResponderEliminar
  17. Este libro no es para mi, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa!
    ESte lo dejo pasar, no termina de llamarme.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  19. No lo descarto para un futuro
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Ya decía yo que la cubierta tenía toda la pinta de cartel de película. Pues con lo que me gusta el cine, no había oído nada de esta. Así que me lo anoto. Seguramente veré la peli antes. Besos

    ResponderEliminar
  21. LA tengo pendiente. Cuestión de tiempo que me ponga a leerla :D

    ResponderEliminar
  22. Ya le tenía el ojo echado y al leerte lo anoto, este es de los míos. Un besote!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!