martes, 18 de abril de 2017

La lámpara - Clarice Lispector



Título: La lámpara
Autora: Clarice Lispector
Publicación: Siruela, marzo de 2017
Páginas:244

La lámpara (1946) es la segunda novela de Clarice Lispector y una de las menos comentadas, como si la crítica no supiera muy bien qué hacer con un texto que, como la lámpara que lleva por título, deslumbra hasta ofuscar y a la vez ilumina aspectos cruciales de la narrativa de Lispector. Reducida a su núcleo esencial, La lámpara es la historia de un probable incesto –el de los hermanos Virgínia y Daniel– y de una soledad segura, la de Virgínia, que con su soledad construye todas las formas de lo real, las distorsiona, proyecta equívocos, se sitúa y nos sitúa ante la evidencia de la fragilidad de nuestra forma de relacionarnos con los demás y con el mundo. Porque la mirada de Virgínia no hace concesiones y penetra hasta esos rincones del yo que los adultos convenimos en ocultar. Por eso, cuando llegue el sorprendente y rápido desenlace, todos comprenderemos que era el único posible.

Mis impresiones

Esta va a ser una de esas reseñas difíciles en las que una tiene que pensarse muy bien que decir de un libro porque en ella la subjetividad puede cambiar el tono o significado de la historia. Es una de esas novelas de las que se pueden discutir mucho. La lámpara, publicada originalmente en 1946, ha sido mi primer acercamiento a Clarice Lispector y es una novela complicada y diferente. Una novela en la que hay que esforzarse en su lectura. Y a mí esto me resulta muy estimulante.

“Ella sería fluida durante toda su vida. Pero lo que había dominado sus contornos y los había atraído a un centro, lo que había iluminado contra el mundo y le había dado un íntimo poder había sido el secreto. Nunca sabría pensar en él en términos claros, temiendo invadir y disolver su imagen.”

Virgínia es una mujer anclada en el pasado, por lo vivido durante su infancia. Se crió en Granja Quieta, una casa humilde situada en un pueblo llamado Brejo Alto. Su familia, formada por sus padres, su hermana Esmeralda y su hermano Daniel al que le unía una relación muy estrecha, llena de secretos y juegos que a veces la sometían a sus crueles caprichos. Ahora una Virgínia adulta se ha trasladado a una ciudad (mientras Daniel sigue en la casa familiar) y mantiene una relación con un hombre, Vicente. Aunque ella no puede llevar una existencia normal por los recuerdos que la asaltan y aíslan del mundo en cualquier momento. En muchas ocasiones Virgínia anda perdida e inmersa en su propio mundo de ensoñaciones y emociones.

El argumento de La lámpara es tan sencillo como el que os he contado. De hecho no tiene mucha importancia. Es más una novela que de carácter introspectivo nos va dibujando las sensaciones y emociones contra o con las que lucha su protagonista. Virgínia está rodeada de soledad, un sentimiento que la embarga y la determina. Y es en muchos de esos momentos cuando regresa a imágenes de su pasado, a rememorar esos hechos inconexos que han trascendido en el tiempo. Una infancia que no puede dejar atrás y que la lastra en el presente.

A nivel psicológico Virgínia, el personaje alrededor del cual gira toda la historia, es un personaje rotundo y a la vez etéreo construido con una profundidad increíble y un mundo interior muy matizado pero a la vez muy abierto. Todo en esta novela es cuestionable. No es fácil meterse en su piel y sentir esa inmensa soledad de la que nos habla Lispector. Sus relaciones con los otros escasos personajes que aparecen en la novela son erráticas ya que ella solo encuentra lo que busca o se siente reflejada en su hermano Daniel, que ya se ha casado y vive con su mujer en la casa familiar, por el que siente auténtico fervor. Todos sus nuevos conocidos serán comparados con él. Una relación a la que la autora no pone nombre y sin embargo parece que hay que guardarla bajo llave. Virgínia y Daniel tuvieron una intimidad casi contra natura. Lispector insinúa, el lector decide.

La lámpara es una novela densa y de estructura compleja al igual que también lo es su estilo o su vocabulario. Una novela que hay que leer muy despacio para empaparse bien y que se puede interpretar de muchas maneras. Lispector utiliza muchas metáforas e imágenes oníricas que emanan de la mente de su protagonista, narradas con gran detallismo y una gran profusión de adjetivos como si no hubiese suficientes para explicar lo que la protagonista siente. Algunos que encajan, otros se contradicen y a veces parece incluso que no concuerdan unos con otros. Lo cierto es que no deja indiferente.

Y aunque pudiera parecer que solo Virgínia puede narrar esta historia es sin embargo una voz en tercera persona quien nos los va a contar que normalmente focaliza su discurso en los estados mentales de la protagonista. Hay que reconocer que tiene una gran forma de expresarse y una forma de narrar impoluta. Sin embargo creo que es de esas novelas que a más de uno se le pueden hacer bola. En ella hay muy poca acción, va y vuelve en tiempo según convenga, no hay una pauta a seguir. Todo son recuerdos o sensaciones con un cariz muy lirico. Hay mucha belleza en lo que cuenta y un mundo de sensaciones por descubrir en las palabras de Lispector.
                     
Conclusión

Como ya he dicho no creo que La lámpara sea una obra para todo el mundo. Es una novela compleja que te embarga de las sensaciones y estados de ánimo de la protagonista. Una lectura que nos lleva por la soledad, por el amor enfermizo y obsesivo y que hay que ir descubriendo con la mente abierta.




28 comentarios:

  1. Pues aunque no es una lectura para hacer ahora porque necesito cosas más ligeras, me gusta mucho lo que cuentas y me lo apunto.

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me ha parecido, como bien dices, la mar de estimulante, eligiendo bien el momento.
    Yo tampoco he leído nunca a esta autora y hace tiempo que me pica la curiosidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Estos libros me gustan pero ahora mismo no quiero algo tan complicado de leer.

    ResponderEliminar
  4. Eligiendo bien el momento, creo que podría disfrutar de esta lectura. No la conocía, así que me la apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Por ahora, no me voy a animar. Quizá en un futuro. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Esta vez la voy a descartar, no me termino de ver con ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Creo que en principio no la leería pero aún así hay algo que me atrae así es que nunca se sabe.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. A mí me has convencido, pero ya veremos para cuándo porque ahora mismo no estoy para una lectura así.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. No me apetece mucho el estilo del libro, lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Se ve interesante, pero es difícil que caiga en mis manos, y ahora mismo tampoco es el tipo de lectura que escogería.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Si se trata de una novela densa y compleja creo que no la voy a leer, prefiero otro tipo de lectura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No termina de convencerme, esta vez lo dejo pasar.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  13. Pues aunque parezca mentira lo que voy a decir, jeje, me alegro de que no me llame la atención... por una vez puedo dejar pasar un libro, que si no se me acumulan muchos. Me que tú la hayas disfrutado.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Pues a mí no me llama nada y menos en estos momentos que necesito novelas que me resulten más atractivas ya de primeras.

    ResponderEliminar
  15. No he leído nada de la autora, pero en principio no me llama demasiado :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Pues yo tampoco me veo con este libro, de momento lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Ahora mismo es una lectura que no me apetece, aunque es una autora que tengo ganas de leer
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Es muy difícil, creo que has salido muy bien al paso. Lo último que leí de Lispector fue Silencio, una colección de relatos tan geniales como extraños que no tengo idea de cómo reseñar. Tenía otras opciones antes que esta lámpara, pero poco a poco irán pasando todas. Es estimulantr pero a mí me agota el esfuerzo y no siempre me veo con ánimo para enfrentarme a ella. Es para ir poco a poco.

    ResponderEliminar
  19. Que tema más peliagudo pero no me importaría leerla, eso si, bucando el momento adecuado
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Aunque ahora no es el tipo de libro que me apetece, me suelen gustar estas historias que te mantienen pendiente y dejan entrever lo que quieren contar...me la anoto para más adelante.

    Besitos

    ResponderEliminar
  21. Habría que buscarle el momento para leerla si como dices requiere mucha concentración pero no la descarto.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola guapa! Pues no creas, a mí este tipo de lecturas me gustan bastante, para leerlas tranquilita y demás :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  23. Hola guapa!
    Este lo dejo pasar, prefiero otras lecturas. Gracias por la reseña. Besotes

    ResponderEliminar
  24. Tengo a la autora apuntada desde hace tiempo y no termino de ponerme con ella aunque me apetece mucho. Besinos.

    ResponderEliminar
  25. Me gusta, me parece interesante, lo dejo para más adelante :)

    ResponderEliminar
  26. Empecé a leer una novela de esta autora (ahora no consigo recordar el título, pero no era esta), y lo que cuentas me recuerda mucho a la sensación que me transmitió. Había algo en su forma de escribir que me sedujo, pero no fui capaz en ese momento de terminarla porque al mismo tiempo, como dices, "se me hacía bola". Quizá vuelva a intentarlo con Clarice Lispector en un futuro.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!