viernes, 7 de abril de 2017

La figurante - A. B. Yehoshua



Título: La figurante
Autor: A. B. Yehoshua
Publicación: Duomo, febrero de 2017
Páginas: 352

UNA DELICADA SINFONÍA DE RECUERDOS Y SENTIMIENTOS

Noga es una música cuyos dedos están habituados a tocar con delicadeza las cuerdas del arpa. Ahora está lejos de su amado instrumento y de la vida que ha construido en Holanda, pues tiene que volver repentinamente a Jerusalén para ocuparse del apartamento familiar donde creció. Han cambiado muchas cosas desde que se fue. Los vecinos ya no son los mismos, pero también ha cambiado Noga. Durante su estancia en Jerusalén, su hermano le encuentra un trabajo como figurante en películas de cine y televisión. Estas nuevas identidades borran los límites de su comportamiento, antes protegidos por la música. Noga, siempre una figurante en la historia de otros, siente que puede decidir el argumento de su vida.

Mis impresiones

Uno de los últimos libros que Duomo ha publicado dentro de su colección Nefelibata, a la que ya sabéis que soy adepta porque me gusta mucho su estilo, es La figurante del escritor palestino Abraham B. Yehoshua que tiene ya una trayectoria considerable en cuanto a libros publicados. Yo no había leído nada de él y tampoco sabía muy bien qué esperar.

“El teléfono móvil la despierta a las cuatro en punto de la mañana, y aunque no es más que la alarma olvidada del día anterior, Noga deja sonar la melodía que un viejo flautista que no quiere ser olvidado instaló en el aparato ates de su larga visita a Israel.”

Noga vive en Holanda y es una concertista jerosolimitana que toca el arpa. Hace mucho tiempo ya que abandonó su hogar natal para trabajar en la que es su pasión, la música, ante la imposibilidad de hacerlo allí. Acudiendo a la petición de su hermano Honi se ve obligada a regresar a Jerusalén para cuidar del piso familiar mientras su madre, que hace un año que se quedó viuda, prueba cómo sería vivir en una residencia de ancianos en Tel Aviv. Allí también es donde vive Honi, con su mujer y sus hijos, y le resulta complicado ocuparse de ella con más de una hora en coche de camino. Con este experimento espera tener a su madre cerca y de algún modo poder compatibilizarlo todo.

Hablar de esta novela es complicado porque creo que es una de esas lecturas que llevará a cada lector por un camino diferente y extraer un significado propio. Siempre digo que una novela admite tantas lecturas distintas como sean los lectores que se acercan a ella pero en esta ocasión lo hace en su sentido más amplio.

La figurante es una novela delicada y de carácter intimista en la que vemos como sus personajes están cargados de emociones. Una novela que nos habla de la identidad, de las raíces y del precio que pagamos por nuestras decisiones. Y Yehoshua lo hace de forma muy sutil, insinuando más que contando, de forma que el lector tiene que intuir y sacar algunas conclusiones propias. Parece que el autor habla muy poco de sus personajes pero dice mucho de ellos a través de sus gestos, de sus reacciones. Quizás sea una novela a la que hay que darle unas cuentas vueltas y aunque he disfrutado su lectura en algunos momentos me he sentido perdida buscando qué era lo que quería transmitir el autor.

Ahora que la maternidad se ha vuelto un tema de actualidad y controvertido Yehoshua pone a su protagonista entre las cuerdas sobre este tema. Noga nunca ha querido ser madre y sin embargo todos los que la rodean la presionan con ello. Esta negativa incluso llevó a la ruptura de su matrimonio. Y ahora de vuelta a su ciudad natal y privada de su arpa tendrá que enfrentarse a todo lo que dejó atrás. Noga, la protagonista, tendrá la oportunidad en estos tres meses de ver su vida casi desde fuera. E incluso podrá experimentar la vida de otros gracias al trabajo como figurante que le ha conseguido su hermano. No es que sus vivencias en ese trabajo temporal tengan un peso determinante en la historia como nos puede hacer pensar su título pero sí que lo es en sentido metafórico.

Y Noga es un personaje con el que poco tengo que ver pero me ha gustado su decisión y su carácter porque es fiel a sí misma por mucho que los demás intenten conducirla hacia un camino diferente al que ha tomado. Es una mujer libre e independiente que no se arrepiente de quien es ni de las decisiones que toma que son rotundas. A Noga le importa la música y es capaz de sacrificar todo por ella, lo que dejó atrás ahí quedó. Aunque también veremos algunos momentos de flaqueza.

Noga además tendrá que lidiar con los nietos de sus vecinos del piso de arriba. Con ella enferma y alejada de la realidad y él trabajando todo el día de forma ya no tiene fuerza para controlar a esos nietos que cuidan mientras sus padres están trabajando. Uno de estos niños tiene un trastorno y solo se calma viendo la televisión para lo que entran a hurtadilla en la casa de la madre de Noga. Echarlos de allí, alejarlos, se convertirá en una prioridad para la protagonista de forma que incluso se compra un látigo. Sin embargo también llegará a compadecerse de este pequeño y sacar por un instante ese lado maternal que no tiene.

Otro tema que podemos encontrar en la novela es el fanatismo religioso. La familia de Noga es laica y ha tenido como vecinos durante muchos años a una familiar ortodoxa moderada. Pero, y es otra de las razones por las que Honi quiere que su madre se mude, es porque el barrio se está radicalizando y volviendo más inseguro. Y aquí encontrarnos una crítica muy dura hacía la situación del país así como hacia la intolerancia.

La narración es muy delicada con un lenguaje muy rico y cuidado y una maravillosa forma de contar al lector. Yehoshua ha construido una novela diferente en la que los recuerdos y sensaciones construyen el mundo entorno a sus personajes. Su argumento es sumamente sencillo y de hecho creo que no es ni siquiera lo más importante en la novela. Es por ello que es una novela que apetece leer de forma pausada y fijándose en lo que el autor quiere contar de forma indirecta.

Conclusión

Quizás La figurante no sea una lectura para cualquier tipo de lector. La recomiendo para aquellos que busquen una novela diferente narrada de forma maravillosa y que te lleva por el lado menos común del ser humano. Una novela en la que hay que interpretar las palabras para encontrarles todo su sentido.



24 comentarios:

  1. Hola!!
    Por el momento no creo que lo lea, gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Bonita portada. El argumento ya es otra cosa... A mí no me dice nada. No creo que lo lea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez tengo más claro que me gustaría esta novela con tantos matices...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esta si que me gustaría leerla, me atrae un montón y tenía ganas de ver alguna opinión
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. En este caso ya les he dicho a todas que no me llama. Y leyéndoos me lo confirmais.

    ResponderEliminar
  6. Coincido contigo en cuanto a la prosa y el sentido metafórico de la novela, quizás por ello necesitaba un momento para su lectura más abierto del que yo he tenido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que esta lectura necesita un lector con una mente menos occidental que la nuestra, creo que hay cosas que se me han escapado por la diferencia cultural.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Eso de contar de forma indirecta me da pereza. Ains!

    ResponderEliminar
  9. Después de leerte, voy a dejarlo pasar.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Ni me llama mucho la atención, así que lo dejo pasar¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. No me ha llamado desde el principio y sigo pensando que no es para mí.La dejaré pasar.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Esta la dejo pasar, no termino de estar convencida y prefiero pasar.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Coincido en eso que dices de que cada novela tiene una lectura dependiendo del lector y esta es la prueba. A mí no me ha gustado tanto como a ti; lo más probable es que no la haya entendido como tú. Aun así me gustó leerla porque la prosa me encantó.
    Muy buena la reseña, no es un libro fácil de reseñar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. No me atraía de primeras. He ido leyendo varias de vuestras reseñas, y no me digas, pero me sigue sin atraer. Tu opinión es bastante más favorable que otras que he visto, pero no me convences ;) (zin z de zweig)
    BEsos.

    ResponderEliminar
  15. Creo que este libro no es para mi, pero gracias por tu recomendación. Besos

    ResponderEliminar
  16. Lo tenía en la lista de por si acaso, ya otras reseñas apuntan que tiene su punto particular y que tampoco es fácil identificarse con la prota. Me llama la atención lo suficiente como para tenerla en cuenta.

    ResponderEliminar
  17. Pensaba empezarla hoy mismo porque lleva ya como un mes en mis estanterías pero creo que puede esperar otro poquito.
    Gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
  18. Yo me he ido quedando fría con esta novela según he ido viendo opiniones así que dudo mucho que vaya a leerla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Tampoco creo que tenga que ver mucho con Noga, pero me dejas con ganas de conocerla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Vaya, pues como muchos de tus comentarios, después de tu reseña creo que no me lo voy a leer. Sin duda no soy ese tipo de lector que les gusta buscar sentidos y interpretaciones.
    Nos leemos! ;)

    ResponderEliminar
  21. Coincidimos en algunos puntos aunque creo que no la he disfrutado tanto como tú
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Me gusta mucho cómo describes al personaje de Noga, pero ya he leído varias reseñas no muy entusiastas y por eso no me animaré.

    Besitos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!