jueves, 19 de julio de 2012

El palacio de la luna - Paul Auster


Esta es una historia que a su vez contiene otras historias en su interior. Hay tres personajes principales que la protagonizan y la tramas es enlazan mediante casualidades.
Marco quedó huérfano cuando contaba con tan solo doce años, no conoció a su padre y de su madre le quedó tan solo un recuerdo nebuloso. A partir de entonces se crío y educó con su tío Víctor, un clarinetista que nunca llegó a alcanzar el éxito y tuvo que conformarse con actuar en eventos sociales.
 Cuando el tío muere Marco se ve arrastrado a una situación económica muy difícil. Logra terminar sus estudios con mucho esfuerzo pero al final tras pasar hambre y vender la escasa herencia legada por su tío termina en la calle.

No le queda más remedio que vivir en Central Park alimentándose de sobras, basura, limosnas, durmiendo al raso, soportando difíciles momentos hasta que unos amigos lo rescatan y le devuelven poco a poco a la vida.

Pero Marco comprende que debe buscar su independencia a cualquier precio y mediante esta necesidad conoce a Thomas, un octogenario al que va a cuidar para ganarse la vida.  Es  en un anciano de ochenta y seis años, ciego y en silla de ruedas. Es un ser extraño, con un carácter fuerte y desagradable, un hombre desconcertante y complicado, convencido de poseer poderes mentales.

 Effing tiene previsto morir el doce de mayo ante la incredulidad de Marco y para ello necesitará resolver sus asuntos legales. Con la excusa de escribir una necrológica, comienza a descubrir su vida, pero según dice el mismo Thomas esta no es su verdadera identidad. ¿Quién es entonces este anciano?

Mi experiencia con la novela

“El palacio de la luna” es una historia original compuesta de varias historias que se mezclan y que convergen en un solo punto. Al leer la novela es imposible adivinar los siguientes acontecimientos, es decir, el argumento es imprevisible en todo momento y me he visto sorprendida por los inesperables giros de la historia. Eso sí es difícil identificar la trama central.
Los personajes están bien creados, bien definidos y resulta fácil imaginarlos y asimilarlos. Son totalmente atípicos. Por un lado encontramos a Marco que deja entrever constantemente sus ansias de libertad. Cuando su situación se complica prefiere pasar hambre y vivir en la calle antes que pedir ayuda a algún amigo ya que no cuenta con ningún familiar vivo.  Su situación es muy complicada. No conoció a su padre. Su madre y su tío murieron y él se quedó solo en el mundo. Es un personaje muy pasivo ante la vida y ante sus problemas económicos. No hace nada para superarlos, a pesar de haber obtenido un título universitario se empeña en no buscar empleo. Me ha resultado complicado entender sus motivaciones.
Las reflexiones acerca de la búsqueda constante de la identidad del personaje quedan patentes en diversos puntos de la novela. Su nombre es Marco, una clara referencia a Marco Polo (explorador veneciano), su apellido es Fogg (como Phileas Fogg, quien dio la vuelta al mundo en ochenta días). Y es que los personajes parecen verse inmersos en una búsqueda constante, se encuentran perdidos, solos, desorientados, incapaces de determinarse unos objetivos y definirse un plan de acción, con dificultades de tomar las riendas de su propia vida y en cambio verse sujetos al capricho del destino.
Es constante en los libros de Auster la inexistencia de la figura paterna, dato autobiográfico del autor, su padre murió cuando él era pequeño y durante toda su vida, se ha estado preguntando y buscando su propia la identidad. Es un tema ampliamente desarrollado en la novela.
Thomas Effing es un personaje curioso cuanto menos, tiene un terrible temperamento. Es un personaje muy ambiguo, accedemos a su vida, que la relata de forma que parece inverosímil pero de forma certera al mismo tiempo que el autor nos da las herramientas para que dudemos de la veracidad de la historia. Un contrapunto bastante logrado.
En cuanto al estilo, la novela narrada en primera persona aunque es de fácil lectura, se nota a distancia que no está construida al azar y que responde a una estructura trabajada y bien lograda. En el libro predomina la narración como forma de expresión siendo los diálogos escasos, a pesar de ello la novela fluye aunque no homogéneamente a lo largo de ella. El ritmo es muy rápido, en pocas páginas ocurren muchos sucesos y ofrece un gran avance.
Paul Auster se repite a sí mismo al construir historias que a su vez contienen otras historias, con personajes cuya vida cambia constantemente de rumbo y descienden hasta un foso para resurgir de nuevo y dar un rumbo distinto a sus vidas. También vuelve a ser constante la idea de la casualidad, el destino como condicionantes de la vida.
La novela parte de un punto totalmente creíble, una situación que podría darse en la vida real para ir avanzado en un sentido menos verosímil cuando la historia se llena de casualidades, cuando los personajes se ven inmersos en situaciones que se les escapan de sus manos y son meras piezas de juego del destino.
Aunque me ha gustado esta novela, no me ha dejado del todo satisfecha, tiene muy buenos momentos, de gran calidad, pero los altibajos son constantes. En ocasiones la novela se torna un poco pesada y parece que no va a llegar a nada. La historia sucede a mucha velocidad, esto hace que realmente no encuentres un punto de atención en el hilo argumental de la novela, decayendo los momentos la atención y haciéndote preguntar los caminos por los que va la historia porque parecen no llevar a nada.
Tiene mucho de autobiográfico como he dicho antes: las traducciones realizadas, ausencia de padre, la universidad de Columbia, los problemas económicos, etc

Por si no os habéis dado cuenta he dicho en el resumen del argumento que había tres personajes con tres historias y yo solo he hablado de dos, no se me ha olvidado, es que creo que es muy interesante descubrirlo en la lectura del libro.

Por todo ello, es una novela que recomiendo aunque con reservas.

24 comentarios:

  1. Si se hace algo pesada, pues no sé si leerla. Si cae en mis manos igual le echo un vistazo pero no la buscaré expresamente, saludos!

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de este autor, sé que tengo algún libro suyo en casa, creo que este entre ellos pero de momento no creo que me anime a leerlo
    besos

    ResponderEliminar
  3. Tengo ganas de estremarme con Auster, pero no creo que este sea el título con el que lo haga. Un besote!!

    ResponderEliminar
  4. Yo todavía sólo he leído "El cuaderno rojo" de Auster, un pequeño libro de relatos que me llevó a concluir que el autor destaca por ser un excelente contador de historia. Por lo demás, tengo pendiente leer su último trabajo publicado en España, pero, cuando lo he hojeado, no creo que esté a la altura de lo que nos cuentas de "El palacio de la luna". Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo poco que he leído de Auster me ha gustado, pero la verdad es que tengo otros títulos apuntados antes que este que hoy nos presentas en tu reseña (magnífica, por cierto). Voy a seguir leyendo a este autor pero elegiré otra obra antes que esta. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Ay, pues aunque se haga algo pesada me he quedado con la intriga de saber quién es el tercer personaje. Así que me lo apunto, que me gusta mucho Auster pero este libro no lo conocía.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi me encanta Auster, he disfrutado y sigo haciéndolo con sus historias y ese universo que se va entrecruzando entre sus obras.
    Aún así... este es de los que menos me gustaron.
    Entiendo tus reservas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Mmm como no jhe leído nada de Auster...dudo que empiece por este jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Parece interesante, y es uno de los autores que me he propuesto conocer este año. Me la apunto.
    besos

    ResponderEliminar
  10. No he leído nunca nada de Auster, y querría probar, pero si recomiendas esta novela con esas reservas, quizá será mejor que busque otra del autor, ya que tiene tantas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo lo tengo pendiente. Sólo he leído un libro de Auster pero no era muy representativo de su bibliografía (por lo que me dijeron) y tengo la intención de leer alguno más. Pero creo que empezaré por Brooklyn follies.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Se que tengo delito pues nunca he leído nada de Paul Auster, creo que no lo dejaré mucho tiempo mas. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. De Auster sólo he leído dos libros y los dos me gustaron mucho, así que pienso repetir. Pero me parece que este libro no va a ser el siguiente, aunque tampoco lo descarto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Este me falta. Me gustan los que tienen varias historias dentro, el otro día terminé "si nadie habla de las cosas que importan" de Jon McGregor y lo adoré :)

    ResponderEliminar
  15. Me encanta este autor albanta.. aunque aún me queda bastante por leer, este es uno de los títulos que me faltan. Iba a leerlo en verano pero entre un libro y otro ha tenido que esperar. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Yo quería darte las gracias por recordarme este libro que junto con "La trilogía de Nueva York" constituye mis primeras caminatas por el mundo austeriano. En realidad cuando murió su padre Paul Auster ya contaba con 32 años, pero como comentas, fue un hecho que luego le marcaría profundamente.
    Un saludo, y me pasaré por aquí.
    Patricia

    ResponderEliminar
  17. Solo he leído un libro de Auster, hace mil, y es de los menos conocidos... a ver cuándo retomo con el autor!

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Es de mis favoritos de Auster. A mí el principio fue lo que me descolocó un poco porque cuesta entender tanta pasividad en el protagonista, pero una vez superado ese bache me encantó el libro. Es muy Auster con tantas casualidades e historias dentro de otras historias.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  19. A mi me llama mucho este señor que ganas de leerlo

    ResponderEliminar
  20. Yo intenté leer a Auster en varias ocasiones, pero nunca logré terminar nada suyo... No se, no va conmigo.
    Buena reseña.
    Besotes

    ResponderEliminar
  21. LO BUSCARE PARA LEERLO. LA ED. ANAGRAMA ES MUY BUENA Y SIEMPRE TRAE LOS TÍTULOS A LA FERIA DEL LIBRO MONTERREY. SALUDOS


    HOLA. BUEN POST.

    TU BLOG ES MUY BONITO Y REGRESARÉ PRONTO. TE INVITO A QUE PASES AL MIO Y ME DES TU VISTO BUENO. TE SEGUIRÉ.

    SALUDOS DESDE UN NOCTURNO LUGAR DE MÉXICO

    "LA VIDA ES UN GRAN CIRCO, PERO SIN ESPECTADORES"

    ResponderEliminar
  22. Hace bastante que quiero iniciarme con Auster, aunque por lo que cuentas con este de momento no. Probablemente empiece con Creía que mi padre era Dios, que me han hablado muy bien de él.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  23. Auster es uno de mis autores favoritos y gracias a tu reseña me has recordado que hace mucho que no leo nada suyo. Aprovecho para pedirte disculpas por tener tan abandonado tu blog, desde mayo por trabajo, temas personales, varios proyectos nuevos y una mudanza ando sin tiempo para nada, pero poco a poco espero recuperar el ritmo en mi blog y en los vuestros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. De Paul Auster no he leído mucho, pero lo poco que he leído me ha gustado. Este libro que presentas no sé si es para mí, ya veremos...
    La portada me gusta mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!